Fiestasyonaka.es

Diversión para niños y mamas

Niño o niña

Hasta la semana 18 de nuestro embarazo no supimos el sexo de nuestro bebé. Al poco tiempo de saber que estaba embarazada afloró en mí una extraña sensación. Algo me decía que ese garbancito sería un varón. Sin fundamento científico alguno, oiga. Porque sí.

Además, en la familia de mi señor todos deseaban una niña. Ante esa actitud yo pensaba, pobrecito mi bebé, seguramente se van a llevar un chasco. El primer nieto y bisnieto de la casa y todos con las expectativas puestas en su aparato genital. Me llegó a molestar incluso que nadie le diera la opción de poder ser niño. Tal vez se forjó en mi la idea de que sería varón para que él (o ella) se sintiera “querido”, aunque sólo fuera por una persona. Y entrecomillo querido, porque sé que le hubieran querido todos igual, indiferentemente del sexo, pero me atormentaba pensar en el tema. Y si quería nacer varón y llevar la contraria a abuelas y bisabuelas, pues todo su derecho, faltaría más.

Niño o niña

Y así poco a poco me empecé a visualizar entre dinosaurios, gormitis y ropa de niño e incluso a pensar nombres de niño. Para más inri diré que compré el primer conjuntito de ropa de primera puesta muy varonil. Y vosotras pensaréis, ah… incauta…

Finalmente llegó el día de la ecografía. No era la eco de las 20 semanas, sino la revisión con la ginecóloga para que me hiciera el volante para ésta. Como cada vez, me hizo tumbarme en su camilla para comprobar el estado del bebé y me dijo: ¡A ver si hoy vemos el sexo! Y no os engañaré, tenía ese día marcado en mi calendario desde un mes atrás. Había aguardado pacientemente para crearme mi definitiva y esperada imagen mental junto a mi bebé, mi niño de 7 años, mi adolescente afeitándose la pelusilla…

Cuando la Dra me muestra una imagen en el monitor. Apareció ante nuestros ojos de padres primerizos Era un culo. Así tal cual, un diminuto y gracioso culo en pompa.

Dra: ¿Qué ves?

Servidora: ¿Cómo que qué veo? ¡Un culo veo!

Dra: (cara de los dibujos manga cuando se caen de la silla) ¡Aquí! Apuntó en un lugar determinado entre las piernas. ¿Qué ves justo aquí?

Yo: Pues Dra… no veo nada …

Dra: Exacto, nada: ¡Es una nena!

La cara del papi se transformó de un ceño fruncido, concentradísimo, en una sonrisa profiden. Todos los esquemas por el suelo. Yo no pude más que reír. Y así ocurrió.

Más tarde, después de avisar a la abuela (en primerísimo lugar) y a las amistades, el padresito y yo nos miramos casi sin saber que decir y él, que no se había pronunciado a favor ni en contra de ningún sexo me espetó:

Me esforcé mucho en hacer una nena

Puede que solo fuera por fardar pero lo cierto es que fue el único que no impuso sus expectativas sobre ella.

Enhorabuena por esa bebita! ♥ Te dará muchas alegrías, como las daría si fuera un niño! La maternidad es un regalo que siempre satisface!
¡Cuidaros guapas!

Murga
Gracias maja! Estoy asistiendo a lo más grande que me va a pasar en la vida, soy muy consciente de ello! Estoy empezando a notar aquella “chispa” que da nombre a mi blog. Un abrazo !

A Cuadros
¡Una nenitaaaa! ¡Qué bonito, felicidades compañera!

Aquí ya ha empezado las conjeturas, ¡jajajaja! Mi madre dice, nada más ver la primera eco, que cree que va a ser un niño. Padrerizo dice lo mismo, intuye que será varón… y eso que él tenía una especial ilusión por una niña. Y digo tenía, porque tiene tan metido en la cabeza que va a ser niño, que ahora le hace mucha ilusión que sea también un nene, ¡jajajajaja! Y todas estas vueltas sin saber nada de nada aun.

Yo la verdad es que no tengo inclinación alguna. En unos sentidos me hace ilusión una niña, en otros un niño… pero no puedo decidirme. No tengo preferencias, de verdad. Así que lo que sea, ¡será!
Responder

Murga
Jajaja haces bien! Lo mejor es dejarse llevar y el día de la eco dejarse sorprender. Dejando a parte las ideas preconcebidas de antes de embarazarme, llegó un momento en que sólo quería al bebe que tenía dentro, tanto si era nene como si era nena !

Nueva madre

Yo quería niña niña… y al final niño el primero y el que viene en camino también, pero vamos, que no los cambio por nada!!

Me alegro que estés de vuelta, espero que definitiva, te seguía con mi otro blog y espero poder hacerlo con este nuevo.

Murga
Llega un punto que quieres al bebé que llevas en la panza. El sexo pasa a otro plano!
Me guardo el nuevo blog! Un abrazo desde las islas!

Mari

En primer lugar enhorabuena por esa bebe Me ha encantado cómo describes el momento en el que supisteis el sexo, jejeje. Yo no gasto de eso que llaman intuición femenina, así que preferí no hacer conjeturas hasta que me lo confirmaron en la semana 17. La familia tampoco se pronunciaba... el clima en general era bastante neutro, pero lo cierto es que tanto mi marido como yo teníamos más ganas de nene Y así fue! Yo sí que estaré entre dinosaurios y gormitis, jajaja. Besos! Te sigo la pista. ¡Mi enhorabuena por el embarazo!