Fiestasyonaka.es

Diversión para niños y mamas

Planes con los peques

Este fin de semana recordábamos algunos momentos veraniegos de nuestra infancia que tenemos grabados en la memoria… Es gracioso cómo a pesar de ser tan enanas cuando los vivimos, todavía los recordamos con tanta intensidad… y es que ¡cómo lo pasábamos! Incluso recordamos los míticos libros de Teo, ¡él sí que hacía cosas! Eso nos hizo pensar en la cantidad de planes “especiales” que se pueden hacer ahora con los peques…

Aquí van algunas ideas que se nos ocurrieron y que creemos que a los peques les pueden fascinar.

Planes con los peques

Camping en el jardín con los niños

Era gracioso como en aquella conversación de fin de semana que tuvimos una de nosotras recordaba cuando una amiguita le invitaba a su jardín y se quedaban a dormir en una tienda de campaña. ¡Imaginaos la emoción! Les podéis preparar unos sandwiches, unas “chuches” y les dejáis unas linternas… ¡Incluso se pueden disfrazar! ellos se encargarán de poner toda la fantasía necesaria para que sea una experiencia que siempre recordarán con emoción y ternura.

Una excursión al campo con los niños

¿Os acordáis de la primera vez que fuisteis al campo y descubristeis la naturaleza? Cuando eres niño, esas vivencias son mágicas… ver un río por primera vez y tocar el agua, recoger hojas, ramas y flores y llevarlas a casa, pasear entre árboles y ver de cerca a una vaca, un corderito o un un caballo es algo muy emocionante para ellos. Hay granjas que permiten visitas, e incluso están pensadas para acudir en grupos de padres con niños, te enseñan las instalaciones y los animales, etc. Para este tipo de actividad lo explican muy bien en la web de Familias en ruta. O si lo buscas en Inglaterra para aprovechar las vacaciones puedes consultarlo aquí. Es cuestión de ir buscando en el país en que te interese.

Visita al Museo con los niños

Muchas veces no hace falta moverse de la ciudad para que un niño haga un plan especial. Hace unas semanas que fui a ver la maravillosa exposición de Hockney en el Guggenheim. Son cuadros llenos de luz, de color, de movimiento, de vida. Y muchos tienen unas grandes dimensiones. Recuerdo a un pequeñín que iba de la mano de su madre… estaba alucinando en colores (nunca mejor dicho), y contándole a su madre todo lo que veía. Seguro que ese niño guardará unos bonitos recuerdos de aquella excursión al museo.

Excursión a un vivero y plantar unas semillas.

Ya sabemos que a los niños les encanta todo lo que conlleve estar en contacto con la naturaleza, y si además se pueden “pringar” las manos mejor, así que os recomendamos hacer una excursión a un vivero. Ellos ya suelen disfrutar muchísimo viendo la cantidad de plantas y de cosas que hay… pero además, la idea es que tengan su propia planta, de la que serán responsables.

Así que comprad unas semillas, un poquito de tierra (si es que no tenéis jardín) y una maceta y cuando lleguéis a casa, les ayudáis a plantar esas semillas… y luego a esperar a que vaya saliendo “su plantita”, que tendrán que regar de vez en cuando. Cuando el peque vea que empieza a asomar algo… ¡alucinará! Todavía me acuerdo cuando descubrí que habían crecido unas ramitas en un tarro de cristal en el que había metido unas alubias y unos algodones

Yo me voy a llevar a mi sobrinos a ver la película de Aviones de Disney, seguro que les encanta. Y dentro de dos semanas estoy planeando una comida campestre, aprovechando alguna romería, o una pequeña ruta por el monte es algo que lo viven intensamente.